Atención telepsicológica

En este post queremos explicarte todo lo que necesitas saber si estas interesado/a en recibir atención telepsicológica.

Existen múltiples términos para describir las intervenciones dirigidas a la salud psicológica a través de internet. Es habitual encontrarnos con e- terapia, terapia online, ciberterapia, intervenciones psicológicas online, psicología online, ciberpsicología o telepsicología. Podría decirse que cualquier término que haga referencia conjuntamente a internet y a la práctica psicológica es susceptible de ser utilizado.

Chico en terapia online
Charley Pangus

De entre todos ellos, telepsicología es el término más inclusivo y ajustado, además de ser el utilizado en la mayoría de asociaciones psicológicas internacionales más importantes. La American Psychological Association (APA), define la telepsicología como la provisión de servicios psicológicos utilizando Tecnologías de la Información y de la Comunicación (TIC) que permiten la comunicación no presencial, mediante el procesamiento de la información a través de diversos soportes y medios tecnológicos, como los dispositivos móviles, los ordenadores personales, los teléfonos, las videoconferencias, el correo electrónico, webs de autoayuda, blogs, redes sociales, etc.

Desde sus inicios en la década de los 60, las intervenciones Telepsicológicas han evolucionado y se han expandido enormemente. Su gran desarrollo, ha posibilitado una comunicación eficaz, permitiendo llevar a cabo un tratamiento psicológico efectivo. La tendencia actual y futura se inclina a favor de la utilización de los servicios de telepsicología en todas las especialidades de la profesión, estableciéndose como una alternativa para la prevención y el tratamiento psicológico. Diversos estudios y meta-análisis han evidenciado claras mejorías clínicas y un aumento de la calidad de vida, señalando que la intervención telepsicológica, a través de diferentes modalidades y tecnologías, muestra una eficacia similar a la terapia presencial.

Además de la facilidad y rapidez en la comunicación, otros factores que facilitan la expansión de estas intervenciones por internet son la reducción de costes, la aceptación de internet como herramienta de comunicación social, la creciente demanda de asistencia psicológica a distancia, la mejora de los sistemas informáticos y su seguridad, así como el desarrollo de numerosas investigaciones y guías de actuación. Actualmente, los formatos de intervención online más utilizados son la videoconferencia, el correo electrónico y las plataformas web de intercambio de información.

Usos de la Telepsicología:

  • Como terapia psicológica: desarrollo de una intervención psicológica a distancia mediante videoconferencia y con apoyo de cualquier otro recurso tecnológico que facilite la comunicación e interacción.
  • Como complemento a un tratamiento psicológico presencial: cuando se esté siguiendo un tratamiento psicológico presencial y se considere adecuado complementarlo con el empleo de las TICs. Por ejemplo, si se necesita una consulta estando de viaje o si el psicólogo quiere especificar mejor las pautas, tareas o recordatorios mediante un correo electrónico.
  • Como seguimiento de una terapia presencial: cuando se inicia la terapia psicológica de manera presencial y se considera oportuno realizar la fase de seguimiento de forma online.
  • Como servicio de asesoría o counseling: intervenciones psicológicas breves o asesoramientos específicos cuando no es necesaria la terapia psicológica, si no que se requiere información, orientación o entrenamiento en estrategias muy concretas.
  • Como servicio de apoyo para personas con severas dificultades psicológicas: Líneas telefónicas que suponen un apoyo u orientación en momentos de crisis, como por ejemplo el Teléfono de la Esperanza en España.
  • Como evaluación o screening: en el ámbito de la investigación psicológica se pueden utilizar herramientas online para el envío de cuestionarios o encuestas de forma rápida, permitiendo un análisis rápido de los datos.

Ventajas e inconvenientes:

VENTAJAS INCONVENIENTES
Accesibilidad Supera la limitación que suponen las barreras geográficas o temporales y el acceso a poblaciones con dificultades para el desplazamiento. Uso desigual y barreras tecnológicas No todo el mundo utiliza estas tecnologías, ya sea por falta de acceso o por desconocimiento.
Facilidad para iniciar la terapia psicológica Para aquellas personas a las que les cueste iniciar un servicio de ayuda presencial. Por ejemplo, en problemas de ansiedad social o agorafobia. Riesgos clínicos Mayores dificultades o incapacidad para asistir a las personas que requieren atención en crisis.
Rentabilidad y eficiencia Reduce tiempo y gastos de desplazamiento. Inversión inicial Requiere un mayor gasto inicial disponer de toda la tecnología apropiada.
Mantenimiento de la regularidad Posibilita mantener un contacto regular y continuado en aquellos casos en los que no se podría dar una continuidad de forma presencial. Por ejemplo, personas que viajan de forma frecuente. Dificultades legales Existe desconocimiento y ausencia de requisitos claros respecto a la normativa legal y recomendaciones éticas.
Disponibilidad de la información La información del cliente (historia clínica, resultados de pruebas…) es fácilmente accesible y rápida para profesionales y clientes. Riesgos para la protección de la información La mayor accesibilidad aumenta los riesgos, por lo que es necesario ser más cuidadoso en la protección de la información.
Versatilidad Aplicación y empleo de diversas formas y formatos en el contexto clínico. Desconfianza Algunas personas desconfían ante la hiperconexión y algunas tecnologías.
Reducción del estigma Por no tener que acudir presencialmente a la consulta. Menor implicación Puede descender la implicación del cliente en la asistencia a la consulta.
Facilita la comunicación verbal Descenso de inhibiciones y reparos a la comunicación. Distancia interpersonal Pérdida del contacto cercano al no compartir el mismo espacio.
Chica en terapia online
Mimi Thian

Telepsicología mediante videoconferencia

La realización de intervenciones psicológicas por videoconferencia es el formato de telepsicología más cercano a las intervenciones cara a cara. Respecto a otras vías de comunicación como el correo electrónico o el teléfono, tiene la ventaja de ofrecer aspectos de la comunicación no verbal, como expresiones faciales o postura corporal.

Sin embargo, las diferencias existentes entre la intervención presencial y online hacen que sea necesario tener en cuenta ciertos aspectos:

  • Siempre que sea posible, se ha de priorizar la realización de un tratamiento psicológico presencial. En la misma línea, se recomienda intercalar sesiones presenciales con las sesiones online, lo que podríamos denominar como intervención mixta. Estas sesiones presenciales aumentan la motivación, facilitan la consolidación de los logros alcanzados y potencian la efectividad del tratamiento.
  • El ejercicio online no exime de los requisitos que se aplican de manera presencial, por lo que el psicólogo debe garantizarte que se cumplan los estándares profesionales y legales óptimos. Por ejemplo, la solicitud del consentimiento informado es también obligatoria, al igual que en las intervenciones presenciales.
  • Cualquier intención de grabar los servicios debe acordarse previamente, tanto por parte del profesional como del cliente. También deberá acordarse la manera de asegurar la privacidad y el almacenamiento de estas grabaciones.
  • El clínico ha de valorar si puedes beneficiarte de una intervención online, si es imprescindible una atención presencial o si es preferible una intervención mixta. Es posible que la intervención telepsicológica no sustituya la terapia presencial en todos los casos ya que no todas las consultas pueden ser abordadas a través de internet. También puede ocurrir que las condiciones cambien a lo largo de la intervención psicológica, de manera que un tratamiento online puede ser adecuado en un principio y dejar de serlo después. Por tanto, en caso de que el terapeuta valore, en cualquier momento del proceso terapéutico, que la modalidad online es inadecuada para tu bienestar y beneficio, podrá interrumpirla y plantear otras opciones terapéuticas.

Recomendaciones para llevar a cabo una sesión online por videoconferencia:

Para obtener los mejores resultados y garantizar un buen desarrollo de las intervenciones mediante videoconferencia, es conveniente tener en cuenta las siguientes recomendaciones respecto a los requisitos técnicos necesarios, el espacio en el que se realiza la sesión, la imagen que se transmite durante la videoconferencia y las medidas de protección de la información:

  • Requisitos técnicos:
    • Preferiblemente, utiliza un ordenador para las sesiones ya que permite tener una mejor visión de la otra persona. En su defecto, se podrán utilizar tablets y teléfonos móviles inteligentes.
    • Comprueba tener una conexión a Internet de banda ancha suficiente que garantice una adecuada comunicación y visualización de la imagen.
    • Emplea siempre que sea posible una conexión por cable a la red, para evitar las interferencias del wifi y maximizar la seguridad de la comunicación.
    • Es necesaria una webcam, entrada de audio (micrófono) y salida de audio. Se recomienda utilizar auriculares con micrófonos para maximizar la calidad del sonido.
    • Carga el dispositivo y vigila que tenga suficiente batería para la sesión.
    • Cierra otras aplicaciones o pestañas abiertas. Podrían interferir con la calidad de la conexión y desviar tu atención.
  • Espacio:
    • No puedes realizar una consulta psicológica por videoconferencia en un lugar público.
    • Escoge una estancia privada, en la que únicamente te encuentres tú y donde durante el tiempo de la sesión no accedan o interrumpan otras personas.
    • Es conveniente que no puedas ser escuchado por nadie más y que tampoco existan ruidos externos que te distraigan. Recuerda que es importante que puedas expresarte con la mayor libertad y comodidad posible.
    • Utiliza una mesa para apoyar el dispositivo y que la imagen quede lo más estable posible.
    • La estancia debe estar correctamente iluminada, preferiblemente con luz natural indirecta.
  • Imagen:
    • Coloca el dispositivo para que la cámara quede a la altura de los ojos.
    • Antes o al inicio de la sesión, comprueba que la imagen esté encuadrada y sea, en lo posible tan amplia como para que permita visualizar la cara, el torso, los brazos y las manos.
    • Comprueba que la iluminación es adecuada y que en la imagen se ve con claridad tu rostro y expresiones.
    • Es recomendable que la imagen durante la videoconferencia ocupe toda la pantalla del dispositivo (pantalla completa).
  • Protección de la información:
    • Encripta o guarda bajo contraseña segura todos los documentos que contengan información clínica o personal.
    • Evita el acceso de otras personas a la información clínica que tengas almacenada en el dispositivo.
    • Usa siempre tu red privada y segura para conectarte a la sesión. No uses redes públicas.
    • No está permitido el uso de plataformas no seguras para el intercambio de información clínica. Tu psicólogo te informará de los programas adecuados y su uso.

Finalmente, la mayoría de los terminales y de conexiones a internet que tenemos hoy en día en nuestros hogares suelen cumplir con las características mínimas para poder llevar a cabo estas sesiones online mediante videoconferencia. No obstante, desde Terapias Ágora queremos indicarte, que, cualquier duda que tengas sobre la configuración de tu terminar para realizar una videoconferencia o cualquier otro aspecto relacionado, no dudes en ponerte en contacto con nosotras.

REFERENCIAS:

American Psychological Association. (2013). Guidelines for the practice of telepsychology. American Psychologist, 68(9), 791-800. http://dx.doi.org/10.1037/a0035001

Colegio Oficial de Psicólogos de Madrid (2018). Guía para la intervención Telepsicológica. Colegio Oficial de Psicólogos de Madrid. Extraído el 8 de enero de 2020 de: https://www.copmadrid.org/web/publicaciones/guia-para-la-intervencion-telepsicologica

Consejo General de la Psicología. (2017). Guía para la práctica de la Telepsicología. Consejo General de la Psicología. Extraído el 8 de enero de 2020 de: http://www.cop.es/pdf/telepsicologia2017.pdf

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *