¿Insomnio?

El insomnio es un trastorno que se caracteriza por la reducción de la capacidad de dormir debido a factores biológicos, psicológicos y/o ambientales. Cada persona tiene diferentes necesidades de sueño ya que éstas están reguladas por diversos factores como son el sexo, la edad, los patrones del sueño, etc., lo que ha llevado a establecer unos criterios fijos para determinar operativamente el insomnio. Los criterios son los siguientes, si bien no se deben tomar como referencia de unos valores absolutos:

  • Una latencia del sueño superior a 30 minutos.
  • Vigilias nocturnas que en total sumen más de 30 minutos.
  • Tiempo total de sueño inferior a 6 horas y media.
  • Somnolencia diurna y reducción del rendimiento.
  • Presentación semanal superior a 3 veces.
  • Síntomas prolongados más allá de un mes.
Sueño por insomnio

Aunque se den unas circunstancias y oportunidades favorables para el sueño, la persona tiene dificultad para dormir y manifiesta una de las siguientes características:

  • Fatiga o malestar.
  • Merma de la atención, concentración o memoria.
  • Disfunción social o vocacional o dificultades en el colegio.
  • Humor irritado o molesto.
  • Somnolencia diurna.
  • Motivación, energía o iniciativa reducida.
  • Propensión a los errores o accidentes en el trabajo o en la conducción.
  • Tensión, dolor de cabeza o problemas gastrointestinales.
  • Preocupación e inquietud por la falta de sueño.

Se trata del trastorno más frecuente en la población, afectando a un 25% de la población alguna vez, y a un 9% de manera habitual. En cuanto al sexo, afecta más a mujeres que a hombres y con la edad aumenta su frecuencia.
Según el momento cronológico en que se produzca, existen diferentes tipos de insomnio:

  • Insomnio inicial. Dificultad para iniciar el sueño (latencia del sueño). Es el más frecuente.
  • Insomnio intermitente. Elevados despertares durante la noche.
  • Insomnio tardío. Despertar muy temprano e imposibilidad de volver a conciliar el sueño.

Según su duración:

  • Insomnio transitorio. Los factores más importantes que lo provocan son las alteraciones ambientales (tipo de colchón, temperatura, luz, ruidos, etc.), factores psicológicos (que afectan a un 80% de los casos, por ejemplo, las crisis emocionales agudas) y los cambios horarios (trabajo a turnos, jet lag).
  • Insomnio crónico. La mayoría están relacionados con problemas médicos, psiquiátricos o conductuales, aunque también puede darse en ausencia de una patología.
    El dolor es una causa médica muy frecuente de insomnio crónico: migrañas, arritmias cardíacas, afecciones neurológicas en el troncoencéfalo o hipotálamo, etc.
    Distintos trastornos también son causa del insomnio, por ejemplo, la depresión que se caracteriza por un insomnio intermitente y la psicosis esquizofrénica, caracterizada por insomnio inicial. En el caso de la anorexia nerviosa, el insomnio es de tipo tardío.
    En cuanto a problemas conductuales, el consumo continuado y excesivo de alcohol y estimulantes provoca alteración en la organización del sueño en la duración de sus distintas fases. Igualmente el paciente medicado para el sueño además de no tener un sueño reparador y de características normales, desarrolla resistencia al fármaco y se produce un efecto de rebote cuando se le retira.

Según sus causas:

  • El insomnio primario es el que no se puede atribuir a causa alguna. Se estima que el 10% de la población tiene este tipo de insomnio.
  • El insomnio secundario es el que sí se puede atribuir a causas concretas: enfermedad, drogas (incluyendo cafeína y alcohol), preocupación excesiva, dolor, etc.

Otros tipos de insomnio:

  • Insomnio agudo: cuando el insomnio es consecuencia de un acontecimiento estresante. Suele durar menos de 3 meses y se resuelve cuando desaparece esa situación estresante o el paciente se adapta a ella.
  • Insomnio psicofisiológico: cuando existe una dificultad para dormir y facilidad para despertarse del sueño. Esta condición se suele mantener más de 1 mes y se acompaña de ansiedad por el momento del sueño, en cambio no existe dificultad para quedarse dormido en otros momentos del día, por ejemplo, en situaciones monótonas.
  • Insomnio debido a una inadecuada higiene del sueño: el paciente realiza actividades que le hacen mantenerse despierto y alerta, conllevando un estado de hipervigilia (consumo antes de acostarse de alcohol, cafeína, actividades mentales, físicas o emocionales intensas o condiciones inapropiadas).
  • Insomnio debido a trastornos mentales: en este caso el insomnio es un síntoma más de la enfermedad mental del paciente. Es el más frecuentemente diagnosticado entre los pacientes que acuden a consultas especializadas.
  • Insomnio paradójico o pseudoinsomnio: se trata de una mala percepción del sueño. En las pruebas diagnósticas no se objetiva un trastorno del sueño.
  • Otros tipos de insomnio son el idiopático (no se objetiva causa ni factores desencadenantes), el debido a fármacos o tóxicos, debido a problemas médicos, etc.
Contar ovejitas para dormir

Lo primero para un tratamiento adecuado del insomnio es un diagnóstico correcto por un profesional especializado. Hay que determinar si se trata de un insomnio que es debido a una enfermedad física (alteraciones hormonales, respiratorias, etc.) o mental (ansiedad, depresión, etc.). Por lo general, podrá resolverse con un tratamiento adecuado para lo que contamos con recursos farmacológicos y no farmacológicos. Los tratamientos no farmacológicos incluyen lo que es denominado ‘Higiene del sueño’, que consiste en una serie de modificaciones conductuales que favorecen el inicio y la conciliación del mismo. Es recomendable ponerlas en práctica, aunque el paciente inicie un tratamiento con fármacos hipnóticos, ya que aumentará su eficacia y facilitará la suspensión de este. Siempre tienen que ser prescritas por un médico cualificado, con formación neuro-psiquiátrica. Otra alternativa terapéutica lo constituye la terapia psicológica, que ha demostrado ser una herramienta válida y exitosa en el tratamiento del insomnio, utilizando diferentes técnicas.

Higiene del sueño

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *